Ejecutan a niño y a su padre

 

1

Asimismo

OAXACA, 7/6/16.- A finales de enero de este año el asesinato de un bebé de siete meses y sus padres, en Pinotepa Nacional, Oaxaca, por miembros de la delincuencia organizada consternó a millones ya que las imágenes desgarradoras circularon en las redes sociales.
La entidad oaxaqueña no para de sangrar. El pasado lunes 5 de septiembre, a las 19:00 horas, el campesino Marcelino San Luis Martínez, de 42 años de edad, y su hijo Gabriel San Luis Merino, de 10 años, se dirigían a su domicilio.
Mientras platicaban les salieron al paso unos desconocidos que, sin mediar palabra, los asesinaron en el paraje Yutandiata, de Pinotepa de Don Luis, Jamiltepec, y les dieron el tiro de gracia con escopeta.
La Policía piensa que se trató de una venganza, mientras pobladores y parientes del campesino y el menor exigen que se haga justicia.
A pesar de la gravedad de la situación, ni el fiscal Héctor Joaquín Carrillo ni el gobernador Gabino Cué han dicho una sola palabra al respecto, como si la ejecución de un niño fuera algo menos importante que el conflicto magisterial.
Ya suman cientos los asesinados en lo que va del año en esa entidad sureña y las autoridades lejos de poner un dique a la ola delictiva difunden hechos menores como la recuperación de vehículos abandonados, conductores ebrios detenidos en el Alcoholímetro o la puesta en marcha de operativos que lejos de controlar la situación sólo la potencian.
En menos de nueve meses han ocurrido los despiadados asesinatos de dos niños, uno de 7 meses y otro de diez años, entre otros, mientras el gobernador Cué y sus funcionarios sólo se preocupan por salir bien librados ante la ingobernabilidad y violencia que dejan como legado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *