Postergan entrega del Nobel de Literatura por cuestiones aritméticas

 

d1

Agencias

 

ESTOCOLMO, 1/10/16.- Primero fue el de Medicina, luego el de Física, al tercer día el de Química: los premios Nobel se entregaron siguiendo el prolijo cronograma estipulado por la Real Academia de las Ciencias de Suecia para la primera semana de octubre.

Pero el de Literatura viene demorado: quienes votan en secreto en el seno de la Svenka Akademien (Academia Sueca) parecen no haber decidido aún quién será galardonado en la edición de 2016.

Y los aficionados a las letras deberán esperar hasta el 13 de octubre para enterarse, según informaron medios suecos.

A diferencia de los otros cinco Nobel, el de literatura no tiene una fecha fija de entrega, pero tradicionalmente se anuncia en la víspera del de la Paz, el viernes. Así, se esperaba que fuera este jueves 6.

Los responsables de la decisión achacaron el retraso a cuestiones «aritméticas».

«La razón es muy simple: de acuerdo a los estatutos, debemos reunirnos por cuatro jueves consecutivos empezando el penúltimo jueves de septiembre antes de anunciar al laureado, y este año ha caído inusualmente tarde», declaró a los medios Per Erik Wästberg, uno de los 18 miembros de la Academia Sueca.

Las cuentas no dan: por caprichos del calendario de 2016, los académicos no lograron cuatro encuentros antes de esta semana, en la que se realiza la seguidilla de anuncios de los otros Nobel.

Pero hay críticos conocedores del mundillo literario que creen que la postergación es una señal de falta de acuerdos entre quienes ponen nombre al más prestigioso premio literario.

d

Último en entregarse

El sistema por el que se adjudica el reconocimiento, establecido por el filántropo Alfred Nobel en 1901, es intrincado y está teñido de secretismo.

Lleva todo el año y comienza con las postulaciones, que se reciben de academias de la lengua, profesores de letras destacados o sociedades culturales de prestigio, así como de anteriores galardonados (por cierto, está prohibido nominarse a sí mismo).

De la lista de unos 200 que confecciona el Comité del Nobel, los nombres se van tachando uno a uno hasta llegar a sólo cinco. Antes de la reunión plenaria, los 18 miembros vitalicios de la Academia deberán leer la obra de estos autores finalistas, preferentemente en su idioma original.

Así llega septiembre: el tercer jueves de sesiones consecutivas en el Börshuset, un edificio de fachada rosa pastel en el centro histórico de Estocolmo, se hace una votación de prueba. Luego, los miembros se congregan una última vez para tomar la decisión, a la que deben llegar por mayoría absoluta y que apenas horas más tarde se hace pública.

Este año, eso ocurrirá el próximo jueves, inusualmente después de que se conozcan los premios de la Paz y de Economía.

Watsberg aseguró que esta demora «no es una señal de divergencia entre los votantes», según cita la agencia AFP. Pero declinó comentar si, junto a sus colegas, ha llegado ya a una decisión.

 

Con información de BBC Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *