Cachetada con guante blanco: Isabel II visita a víctimas de torre Grenfell, May no lo hizo

 

 

LONDRES, 16/6/17.- De la pena se ha pasado a la rabia. Indignación por la falta de seguridad en la torre Grenfell, recubierta el año pasado tras una reforma con una carcasa plástica que acabó siendo un acelerador del fuego, carente de buenas salidas de emergencia, con un protocolo de seguridad -quedarse dentro del piso- que en la práctica era una invitación al suicidio. Rabia también contra los políticos, con Theresa May en el medio de la tormenta, porque el jueves visitó la zona pero solo se reunió con los servicios de emergencias, sin acercarse a las víctimas. Michael Portillo, exministro tory de origen español, la acusó de “falta de humanidad”.

Isabel II dio esta mañana una lección a su primera ministra. Acompañada por el príncipe Guillermo hizo lo elemental, visitar a algunas de las personas que lo perdieron todo, que pasan la noche todavía en el Westway Sports Centre, pues el burgo municipal de Kensington y Chelsea, uno de los más ricos del mundo, meca de plutócratas, todavía no ha sido capaz de hospedar dignamente a todos los vecinos que en una noche se convirtieron en homeless sin nada. Jeremy Corbyn pidió que viviendas de Kensington que están vacías se usen momentáneamente para dar un techo a las víctimas.

El jueves, el líder laborista y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, visitaron a los vecinos. Los portavoces el Número 10 han alegado que la primera ministra no lo hizo porque el objeto de su visita era ver cuáles eran las necesidades de los equipos de salvamento. Este viernes May reaccionó y estuvo con heridos en un hospital. También mantendrá una reunión con autoridades locales para atender a las necesidades de los afectados.

Hasta ahora la respuesta oficial ha sido muy lamentable, descargando buena parte del trabajo en las asociaciones del barrio, muy lejos del nivel de seriedad y eficacia que se le supone a la administración de una capital como Londres. Como sucedió en el atentado del Borough Market, la información a las angustiadas familias es mala, lenta y con cuenta gotas. Periódicos como “The Sun” han elaborado una lista de posibles desaparecidos, mientras las autoridades todavía no la han divulgado.

Mientras tanto, todo el horror de la torre trampa empieza a destaparse. Son ya 30 los muertos y se da por seguro que se acabarán lamentando cerca de un centenar de vidas. La Policía Metropolitana anunció “una investigación criminal” y los bomberos londinenses recomiendan que se revise la seguridad de 4 mil torres de Gran Bretaña.

Los bomberos todavía no entran en los últimos pisos y trabajan con drones y perros. La primera víctima identificada fue Mohamed Alhajali, de 23 años, un refugiado sirio que estudiaba ingeniería. Pasó las dos últimas horas de su vida cercado por el fuego y hablando con familiares de su país por teléfono.

La prensa recoge ya la indignación pública. “Ahora, la rabia”, titula el amarillo “The Sun”, el diario de más venta del país. “Arresten a los asesinos”, piden otros tabloides. “The Guardian” apunta que algunas víctimas tal vez no puedan ser identificadas jamás.

Los testimonios de lo que sucedió allí aquella madrugada impresionan. Un superviviente ha contado que “avancé a ciegas pisando cuerpos”. El enfado es enorme y se cree que esta tarde podría haber una manifestación frente a la sede del burgo de Kensington y Chelsea. Algunos vecinos también se encararon con el alcalde de Londres, el laborista musulmán Khan, durante una de sus visitas.

 

 

Suman 30 muertos

Al menos 30 personas murieron en el incendio desatado el miércoles en una torre residencial en el oeste de Londres, confirmó hoy el comandante Stuart Cundy, de la Policía Metropolitana de Londres (Met).

En una comparecencia ante los medios, el alto mando policial señaló además que «en estos momentos, no hay nada que sugiera que el fuego fue provocado deliberadamente» e indicó que «tristemente» no esperan «encontrar más supervivientes».

En el siniestro ocurrido en la madrugada del 14 de junio, en la torre Grenfell, un bloque de 24 plantas y 120 viviendas, situado al oeste de la capital, 76 personas están ahora «desaparecidas», según las estimaciones de los medios.

En cuanto al último parte sanitario con relación a los heridos, 24 personas siguen hospitalizadas, de ellas 12 en «estado crítico», en cuatro centros médicos de la capital, según recordó Cundy.

Este responsable policial indicó que la investigación de Scotland Yard tratará de esclarecer lo ocurrido, si bien puntualizó que no hay nada que indique que el incendio fuese provocado.

«Tristemente, como ya dijimos, siempre supimos que la cifra de fallecidos aumentaría y ahora podemos decir que, en estos momentos, sabemos que al menos 30 personas han muerto», corroboró el comandante, que precisó que entre esos fallecidos «se incluye una persona que había sido trasladada a un hospital y que ha muerto pese a los cuidados ofrecidos por los sanitarios del NHS (Servicio Nacional de Salud público)».

Doce de esas víctimas mortales han sido ya trasladadas a la morgue, mientras que otros cadáveres «tristemente» continúan dentro del inmueble siniestrado, reveló Cundy.

El comandante indicó también que ahora mismo ya «no hay más focos de fuego» dentro de la torre.

En su intervención, Cundy anticipó que debido a las condiciones en las que se encuentra el inmueble calcinado, a los servicios de emergencia les llevará «un tiempo considerable» completar sus labores de investigación.

 

Fuentes: ABC / EFE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *