Teniente ultima a su esposa y lesiona a su hija, en Ixtapaluca

 

 

De acuerdo con información policíaca, el militar fue identificado como Filiberto Julián Hernández de 38 años de edad y fue detenido en la vivienda de interés social ubicada en la calle Brisa Retorno 22, lote 32, manzana 35

 

 

 

IXTAPALUCA, Edomex, 5/1/19.- Un teniente de Infantería adscrito al Campo Militar 1 asesinó a su esposa a balazos e hirió a su hija de 12 años. Los hechos ocurrieron en la unidad habitacional Cuatro Vientos.

De acuerdo con información policíaca, el militar fue identificado como Filiberto Julián Hernández, de 38 años de edad, y fue detenido en la vivienda de interés social ubicada en la calle Brisa Retorno 22, lote 32, manzana 35.

Fue a petición de la madre del militar quien tras pedir auxilio permitió el ingreso a los elementos de la policía municipal y de rescate, quienes hallaron sobre la cama el cuerpo de Maximina “N”, de 30 años.

El integrante de la Sedena, declaró a los policías que estaba forcejeando con su esposa cuando se accionó su arma de fuego, tipo escuadra.

La policía reportó que a simple vista la víctima presentaba varios impactos de bala en el tórax y quedó tendida sobre la cama.

Cabe destacar que el teniente de Infantería no solo privó de la vida a su esposa, también hirió a su hija América “N”, de 12 años, quien presentaba herida por disparo de arma de fuego en la rodilla derecha.

Elementos de la policía cuestionaron a la menor sobre quién la había lesionado y ella respondió que su padre le había disparado. La menor fue trasladada a la 37 zona militar A, en Temamatla, para recibir atención médica.

El elemento de la Sedena, quien vestía de civil, fue detenido por la policía y puesto a disposición del Ministerio Público.

Este sería el segundo feminicidio en el estado de México luego de que Marciano “N” violó y asesinó a la niña Camila, en Valle de Chalco, aunque será la Fiscalía General de Justicia quien determine si imputa el delito de feminicidio en contra del militar que hoy asesinó a su esposa.

 

 

 

 

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *