“El Chapo” fue exhibido como despiadado y derrochador en juicio de Nueva York

 

 

Para probar su caso, la Fiscalía de EU usó a testigos que pintaron al caído capo mexicano como un hombre sanguinario, que tenía a su mano un ejército de sicarios y una red de políticos corruptos, que vivía entre lujos y amantes

 

 

NUEVA YORK, 28/1/19.- Joaquín El Chapo Guzmán enfrenta un futuro sombrío en el juicio en su contra en la Corte Federal de Brooklyn.

La Fiscalía de Estados Unidos —que se prevé concluya este lunes la presentación de testimonios y evidencias— dedicó tres meses a probar su caso: que El Chapo era líder y mente maestra del emporio del narcotráfico mexicano, el Cártel de Sinaloa, y que traficó cientos de toneladas de droga a EU, publicó Reforma.

Para probar su caso, la Fiscalía utilizó 13 testigos que pintaron a Guzmán como un hombre sanguinario, que tenía a su mano un ejército de sicarios y una red de políticos corruptos, que vivía entre lujos y amantes, y que tenía su propio sistema de telecomunicaciones en la sierra de Sinaloa, armas incrustadas con diamantes, avionetas y zoológicos.

Entre las evidencias que más lo incriminaron están los audios en que se le escuchó dar órdenes para coordinar la distribución de droga o para negociar con narcotraficantes colombianos los precios de compra.

El Chapo está acusado de 11 cargos relacionados con liderar una empresa criminal y distribuir droga en Estados Unidos, por los cuales enfrentaría una posible cadena perpetua.

Sin embargo, la Fiscalía también cuestionó a los testigos sobre los sobornos, los homicidios, las fugas de prisión, las torturas, la guerra contra los Beltrán Leyva y los Arellano Félix.

Incluso, expuso la vida amorosa del sinaloense y sus mensajes con su esposa y sus amantes.

Por su parte, la defensa insistió en que el acusado es objetivo de una conspiración entre los gobiernos de México y Estados Unidos para proteger a Ismael El Mayo Zambada, quien, dice, es el verdadero líder del Cártel de Sinaloa.

En los contrainterrogatorios, los abogados William Purpura, Jeffrey Lichtman y Eduardo Balarezo intentaron desacreditar la honestidad de los testigos, quienes, a cambio de su colaboración, podrán presentar una solicitud de reducción de sentencia y sus familias fueron reubicadas a Estados Unidos para asegurar su protección.

No obstante, cada uno de los testigos indicó que El Chapo y El Mayo son líderes de la organización criminal.

Testigos como Vicente Zambada, El Vicentillo, y Dámaso López, El Licenciadoexpresaron su cariño a Guzmán a través de algún tipo de saludo. En sus testimonios dejaron claro que aprecian al sinaloense, pero se vieron obligados a cooperar con el Gobierno estadounidense.

El Chapo acudió a cada audiencia vestido de traje y corbata. Su voz no se escuchó a lo largo del juicio, pero se le observó atento a cada testimonio, comentando con sus abogados.

Con solo una excepción, su esposa Emma Coronel acudió diario a la Corte, aunque únicamente pudo saludar a Guzmán de lejos, sin intercambiar palabra.

La ex reina de belleza permaneció impávida a través del juicio, incluso cuando los testimonios la incriminaron como corresponsable de la fuga de El Chapo del penal del Altiplano.

Este lunes, se prevé que la Fiscalía concluya su caso, por lo que la defensa tendrá oportunidad de presentar a sus propios testigos.

Aunque se desconoce los nombres en la lista de posibles testigos, los abogados confirmaron al juez Brian Cogan que uno de ellos podría ser el propio Guzmán.

Evitan dañar relación entre México y EU

En el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán en la Corte Federal de Brooklyn, la Fiscalía estadounidense ha impedido que la defensa interrogue a los testigos sobre ciertos temas que dañan la imagen de los Gobiernos de México y EU.

A través de una moción presentada durante el interrogatorio a Jesús El ReyZambada, la Fiscalía evitó que la defensa preguntara sobre un soborno hecho a un individuo asociado con una de las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador.

“El interrogatorio planeado de la defensa fue engañoso porque el soborno en cuestión se había pagado a un individuo asociado con la fallida campaña presidencial, hace más de una década, del actual Presidente de México. El soborno no fue pagado, como lo había prometido la defensa, al Presidente actual”, dice la moción.

La Fiscalía argumenta que, en su alegato inicial, la defensa de El Chapo se comprometió a probar que Ismael El Mayo Zambada es quien sobornó a funcionarios mexicanos como parte de su trabajo como líder del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, en los interrogatorios, los testigos señalaron a Guzmán como quien entregó los sobornos.

Según los fiscales, ello se debe a un intento de la defensa por dañar la relación entre los gobiernos, a fin de evitar futuras deportaciones de criminales buscados en EU.

En la última de las mociones, presentada el 15 de enero, la Fiscalía pidió al juez Brian Cogan impedir el contrainterrogatorio del narcotraficante colombiano Alexander Cifuentes, quien afirmó haber sobornado al ex presidente Enrique Peña Nieto.

“(La) única razón plausible para que el abogado defensor invoque evidencias de sobornos a Presidentes y vicepresidentes de países extranjeros es crear un espectáculo público en un intento de dañar las relaciones exteriores de Estados Unidos y dañar públicamente al Presidente mexicano que lo extraditó”, indica la moción.

Otras mociones

Las mociones de la Fiscalía de Estados Unidos en el juicio contra Guzmán han provocado un misterio sobre lo que se revela fuera del oído del jurado.

Para escuchar las mociones de la Fiscalía, Cogan convoca a los abogados de ambas partes al “sidebar”, es decir, a hablar con él a un lado del estrado fuera del oído del jurado y del público. Para ello, en la sala se prende una máquina de ruido blanco que previene a los presentes de espiar la conversación.

Por ejemplo, se reunieron para hablar sobre el soborno a un agente de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), sobre cómo los narcotraficantes compraron aviones pertenecientes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y cómo un agente armado de la DEA, junto con cinco drones estadunidenses, participó en la captura de El Chapo.

También intentaron prevenir que Vicente, El Vicentillo, Zambada narrara un presunto arreglo con la DEA previo a su detención y sobre el operativo Rápido y Furioso, que permitió el tráfico de armas hacia México.

 

Fuente: Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *