Dejan a expresidentes sin 40 camionetas; a subasta, con otros 223 vehículos

 

 

La finalidad del remate es obtener ganancias estimadas en 100 millones de pesos que se destinarán a la operación de la Guardia Nacional

 

 

 

MÉXICO, 30/1/19.- El gobierno federal subastará 263 vehículos, entre ellos 40 camionetas que eran usadas por los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox y Ernesto Zedillo, así como por sus familias y sus equipos de seguridad.

La finalidad del remate es obtener ganancias estimadas en 100 millones de pesos que se destinarán a la operación de la Guardia Nacional, anunció ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las camionetas, automóviles, motocicletas e incluso tractores, que estaban asignados al Estado Mayor Presidencial, serán rematados en una exposición que se llevará a cabo los días 23 y 24 de febrero, en la base militar aérea de Santa Lucía.

De acuerdo con información en poder de Reforma, nueve camionetas Suburban blindadas estaban al servicio de los hijos del expresidente Peña Nieto y de su esposa Angélica Rivera. Además sus escoltas contaban con unidades a su cargo.

Calderón y su familia contaban también con siete unidades, entre ellas una Suburban, una Gran Cherokee y una Volkswagen Touareg.

Fox tenía asignados tres vehículos, entre ellos una Cheyenne doble cabina, y una cuatrimoto, en su rancho de Guanajuato; mientras que Zedillo contaba con cuatro camionetas.

Usaban Audi para trasladar a jefes de Estado visitantes

Debido a que el gobierno federal tiene la obligación internacional de proteger a los jefes de Estado que visitan México, el extinto Estado Mayor Presidencial utilizaba para ese fin una decena de vehículos.

La compra y el blindaje de un Audi, considerado como el más alto por trasladar a mandatarios extranjeros, costó 6 millones 335 mil pesos y se subastará en un millón 991 mil pesos.

En ese vehículo se trasladó el Rey Felipe de España y su esposa Letizia, así como la mayoría de los 65 jefes de Estado y Gobierno que realizaron visitas de Estado a México en el sexenio pasado, además de personajes de primer nivel.

En 2013, el EMP compró para Peña Nieto una camioneta BMW X blindada, que costó 2 millones 164 mil pesos. Fuentes consultadas afirman que el mexiquense pidió instalarle una cortinilla de velur que impidiera al chofer ver hacia la parte trasera.

De acuerdo con las fuentes, ese vehículo también se utilizó para trasladar a presidentes, pues se daba a elegir a los Gobiernos extranjeros el tipo de vehículo que deseaban: auto o camioneta.

Antes de su desaparición, el EMP tenía bajo su control 454 vehículos, sin embargo, al menos 150 eran de otras dependencias, como la PGR, Secretaría de Hacienda, Defensa Nacional, Policía Federal, Secretaría de Seguridad Pública capitalina, Hangar Presidencial, Fundación Miguel Alemán e Inmobiliaria Bicentenario, las cuales fueron regresadas días antes de concluir el sexenio.

La mayoría de los vehículos era usados para la logística y seguridad de los actos presidenciales. Por ejemplo, en los 7 tractocamiones eran trasladadas las vallas que se instalaban en los eventos, y los autobuses transportaban a los elementos de seguridad.

Entre las 171 Suburban están las que usaban los familiares en segunda línea del presidente en turno, secretarios de Estado o funcionarios de primer nivel, así como las utilizadas por mandos militares.

Los 12 camiones de carga, cisterna y volteo eran empleados para los trabajos imprevistos en el lugar de los eventos.

Entre las 30 motocicletas están aquellas que funcionaban como guías del convoy del presidente en turno o de los jefes de Estado extranjeros, además de otras que eran empleadas para llevar correspondencia.

 

 

 

Fuente: Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *