Restos de joven ahogado en Xochimilco, velados en Nenetzintla

 

 

José Manuel tenía algún tiempo que iba y venía de la capital a su pueblo de origen y trabajaba en la construcción en la zona de Lomas de Angelópolis

 

 

 

PUEBLA.- El pasado domingo José Manuel «N,» de tan solo 20 años de edad, perdió la vida cuando cayó de una trajinera en Xochimilco mientras festejaba su cumpleaños.

Familiares y amigos velaron su cuerpo en su natal Santa María Nenetzintla, junta auxiliar de Acajete, lugar que no visitaba frecuentemente  por sus compromisos laborales, infrmó el Diario Cambio.

La muerte del joven obligó a las autoridades a prohibir la venta y consumo de bebidas alcohólicas dentro de los embarcaderos.

De acuerdo con El Sol de Puebla. él ya tenía algún tiempo que iba y venía de la capital a Nenetzintla y trabajaba en la construcción en la zona de Lomas de Angelópolis.

El 1 de septiembre emprendió camino con sus amigos a la Ciudad de México. En Xochimilco comieron y bebieron, estaban tan felices que se tomaron fotos y hasta se grabaron mientras se echaban unos tragos.

Entre la música y los “drinks”, ni Juan Manual ni sus amigos tomaron conciencia en la cantidad de licor que consumían. Autoridades contabilizaron al menos 30 latas de cerveza y las llamadas “patonas” de Bacardí y Whisky vacías.

Da un paseo en trajinera era parte de la diversión hasta que, después de las 15:00 horas, inició la pesadilla.

Juan Manuel cayó al intentar cruzar de una trajinera a otra, como como se escucha en el video que ha circulado en redes sociales.

En medio de la confusión, el joven de Nenetzintla cayó sin recibir ni una mano que lo auxiliara y las horas de angustia comenzaron, mientras las autoridades buscaban el cuerpo.

Fue hasta la mañana del lunes 2 de septiembre que su cuerpo fue localizado y extraído del lago de Xochimilco para luego ser entregado a sus familiares.

Al respecto, las autoridades informaron que a los amigos de Juan Manuel se les hicieron exámenes y detectaron un alto grado de alcohol.

Así, en un abrir y cerrar de ojos el festejo por un cumpleaños se convirtió en una pesadilla que acabó en un funeral para la familia Romero Reyes de Nenetzintla.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *