Oaxaca está de duelo tras deceso del pintor Francisco Toledo

 

 

 

Un día después de la muerte del también filántropo y luchador social, la Bandera Nacional luce a media asta en la Alameda de León, a un costado del zócalo; autoridades y amigos alistan homenajes y eventos en su honor

 

 

 

OAXACA.- Tras el deceso del artista plástico, Francisco Toledo fallecido en la víspera a los 79 años de edad, en la ciudad de Oaxaca, el gobernador Alejandro Murat decretó duelo en el estado.

Un día después de la muerte del también filántropo y luchador social, la Bandera Nacional luce a media asta en la Alameda de León, a un costado del zócalo.

De igual manera, el gobierno del estado, realizará a partir de las dos de la tarde un homenaje para honrar la vida y el legado del artista juchiteco, en el Teatro Macedonio Alcalá, en el centro histórico.

La Secretaría de las Culturas de Oaxaca asentó que este homenaje es público, respetuoso del dolor de su familia, la congruencia y la manera en que el artista manejó su intimidad.

A partir de las 06:00 horas de hoy viernes seguidores, curiosos y periodistas estuvieron a las puertas del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), frente al templo dominico de Santo Domingo de Guzmán esperando que el personal abriera las puertas, cerradas horas antes debido a una prolongada vela y ofrenda floral colocada al interior de este espacio, fundado por el pintor.

Todavía esta mañana continuaban encendidas las veladoras que por iniciativa de la sociedad civil pusieron a la entrada del IAGO, sobre el andador Macedonio Alcalá, donde también quedaron algunos mensajes de agradecimiento por el amor que Toledo le profesó a Oaxaca, su entidad de origen.

Se fue un genio

El jueves en la noche, en Oaxaca, falleció Francisco Toledo (1940-2019). Tenía 79 años y no sólo fue el artista mexicano más importante de la segunda mitad del siglo XX, sino el filántropo más activo, el impulsor de proyectos culturales como el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) y el Centro de las Artes San Agustín (CaSa).

Fue pintor, escultor, ceramista y dibujante, dotado de una obra transgresora, el activista más respetado, el benefactor de la cultura y del patrimonio oaxaqueños que, recientemente se opuso a la proliferación del maíz transgénico y al Tren Maya.

La noticia fue confirmada por la familia Toledo a través de un mensaje en redes sociales: “La familia comunica con profunda tristeza que el maestro Francisco Toledo ha fallecido. Pedimos respetar nuestro dolor y la manera en que nuestro padre manejó su intimidad. Gracias por sus muestras de cariño y comprensión. A partir de las 23:30 de hoy (anoche) en el IAGO habrá una ofrenda para quien quiera acudir”.

De acuerdo con fuentes locales y federales, el artista falleció tras varias semanas de presentar un cuadro delicado de salud relacionado con cáncer y trascendió que sus restos sean trasladados a Juchitán, aunque la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, informó que viajará hoy a Oaxaca para reunirse con la familia y definir un homenaje nacional.

Sobreviven sus cuatro hijos: Natalia, actual subsecretaria de Diversidad Cultural; la artista visual Laureana Toledo; el también artista Jerónimo López Ramírez (Dr. Lakra), y Benjamín.

Son referentes de su obra los papalotes que produjo desde 1998 y que cobraron fuerza con la desaparición de los 43 de Ayotzinapa. También la ilustración de la Zoología fantástica de Jorge Luis Borges; el Nuevo Álbum de Zoología, de José Emilio Pacheco; las fábulas de Esopo, su carpeta dedicada a Pinocho, con ilustraciones eróticas, y el concepto de la Biblioteca Carlos Monsiváis.

Además, es recordado por Duelo, expuesta entre 2015 y 2016 en el Museo de Arte Moderno (MAM), en donde mostró una mirada cruda de la violencia del México actual. Actualmente se exhibe una muestra en el Museo Nacional de Culturas Populares, Toledo ve, que reúne 600 piezas.

En una entrevista con Excélsior (27/09/2018), Toledo dijo que “la vejez no es una edad para reír… Me acuesto y me levanto adolorido. Mi espalda protesta si trabajo mucho tiempo; si estoy sentado igual, parado igual, acostado igual. La vejez implica muchas incomodidades. Ya no soporta el cuerpo”.

En dicha entrevista, a partir del montaje de la muestra Naa Pia’ (Yo mismo) en la Galería Juan Martín, recordó que hizo su primer autorretrato a los 16 años. “Pinté uno de mis primeros autorretratos en la tapa de un libro, porque no teníamos telas y arrancamos la tapa. Lo tracé con óleo directamente, sin siquiera preparar el cartón y milagrosamente se ha mantenido, pues debió haberse caído desde hace muchos años. Yo era un señor sin bigote, sin barba y con la cara más flaca”, expresó.

Cabe recordar que el artista juchiteco donó, en marzo de 2012, su archivo completo al INBA, compuesto por ocho mil piezas, tres mil  fotos y mil 500 libros raros y antiguos, a condición de que el acervo no se disperse y permanezca en Oaxaca. Además, la UNAM produjo el documental El informe Toledo, realizado por Albino Álvarez, el cual se adentra en el proceso de aprendizaje del juchiteco, su traslado a la Ciudad de México, su viaje al París de los años 60 y su relación con Rufino Tamayo.

Ruta creativa
Toledo nació en Juchitán y a los 17 años comenzó a estudiar en la Ciudad de México en el Taller de Grabado de la Escuela de Diseño Artesanías. Su primera exposición individual fue en 1959 en la Galería Antonio Souza en la Ciudad de México y posteriormente en el Fort Worth Art Center en Texas.

En 1960 viajó a París, en donde permaneció cinco años. A partir de este periodo expuso en galerías europeas. Regresó a México en 1965.

En 1977 se instaló en NY y presentó una exposición en el Everson Museum of Art en Syracuse (1978). En 1980 el MAM exhibió una gran retrospectiva con obra de 1963 a 1979; y el Museo de Bellas Artes montó una muestra de su obra gráfica en 1984. Su obra se exhibió en Japón, EU, España, Francia, Inglaterra e Italia, entre otros países.

 

 

 

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *