Denuncian ejecución de 8 personas en Nuevo Laredo al estilo Tlatlaya

 

 

 

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo  aseguró que las 8 personas, una vez asesinadas, fueron vestidas con indumentaria tipo militar y vinculó al Ejército por brindar protección perimetral en la zona

 

 

 

TAMAULIPAS.- El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo denunció la ejecución arbitraria de ocho personas en un operativo de la Policía estatal que oficialmente fue reportado como un enfrentamiento con elementos de la delincuencia organizada.

El centro que dirige Raymundo Ramos aseguró que las víctimas, una vez asesinadas, fueron vestidas con indumentaria tipo militar y vinculó al Ejército por brindar protección perimetral en la zona, informó Reforma.

El 5 de septiembre, la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas informó mediante un comunicado que cinco hombres y tres mujeres fueron abatidos en la Colonia Valles de Anáhuac, de Nuevo Laredo, luego de un enfrentamiento.

En el lugar, según se dijo, aseguraron 15 armas largas, una corta y una camioneta con blindaje artesanal, y se filtraron imágenes con los cuerpos de los presuntos agresores con uniformes con las siglas CDN, del Cártel del Norte.

“Denuncias, testimonios e investigaciones realizadas revelan todo lo contrario: se trató de una ejecución arbitraria o extrajudicial al estilo del caso Tlatlaya en la que habrían participado elementos de operaciones especiales del Centro de Análisis, Información y Estudios de Tamaulipas y agentes de la Policía Estatal”, aseguró el Comité de Derechos Humanos.

Agregó que en el domicilio mostrado vivía Severiano Treviño Hernández, quien era repartidor para una empresa de refrescos, junto con su hija de Kassandra y otra niña de dos años.

“Se constató que no hay evidencias de un enfrentamiento, el interior de la casa donde vivía Severiano no tiene impactos de balas, solamente huellas de una ejecución extrajudicial al estilo de las Fuerzas Armadas”, sentenció el Comité.

“A cada víctima le dispararon un tiro en la cabeza y a corta distancia”.

Las cuatro viviendas alrededor del lugar de los hechos tampoco tienen impactos de balas en sus fachadas y no hubo personas heridas.

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo presentó el testimonio de Kassandra, la hija de Severiano, quien aseguró que su padre se durmió en shorts y la mañana del 5 de septiembre los policías lo obligaron a ponerse un uniforme tipo militar y un casco.

Según Raymundo Ramos, las ejecuciones habían ocurrido entre las 8:30 y 9:30 horas.

La camioneta con blindaje artesanal fue arrastrada por una grúa estatal desde otra colonia, según el Comité de Derechos Humanos que consiguió reportes oficiales de la Dirección de Tránsito y Vialidad del Estado en la que se informa de la solicitud de arrestaré que recibieron ese día.

“La presencia de militares del Ejército mexicano, acordonando el lugar e impidiendo el paso a las personas les ocasionaría una responsabilidad y responsabilidad jurídica en materia de violación a los derechos humanos”, indicó.

 

 

 

Fuente: Reforma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *