Pandemia golpea mercados de heroína, metanfetamina y fentanilo

 

 

 

Estudio de la UNODC revela que la producción y tráfico de las drogas sintéticas son afectados por la pandemia, ante la falta de insumos para su fabricación y el endurecimiento de las medidas para cruzar la frontera con Estados Unidos

 

 

 

MÉXICO.- El mercado de la heroína, la metanfetamina y el fentanilo ha sido golpeado por la contingencia del Covid-19 en México, señala un estudio global de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

En el análisis «Covid-19 y la cadena de suministro de las drogas» se afirma que la producción y el tráfico de estas drogas sintéticas se han visto afectados por la pandemia, ante la falta de insumos para su fabricación y el endurecimiento de las medidas para cruzar la frontera con Estados Unidos, informó Reforma.

Aunque la fabricación de la heroína no puede ser afectada porque el principal precursor de la droga, el anhídrido acético, puede producirse en el País, el tráfico se ha visto interrumpido porque su principal destino, Estados Unidos, ha restringido la entrada terrestre por la frontera compartida, se añade.

El estudio detalla que el mayor control en las fronteras hace que el tráfico de heroína desde México a Estados Unidos sea más difícil que antes del inicio de la pandemia.

Asimismo, la producción de la metanfetamina y el fentanilo se ha visto afectada debido a una posible escasez de precursores importados.

«Hay informes de que la reducción en el comercio del sudeste asiático ha limitado el suministro de precursores químicos en México, donde parece haber interrumpido la fabricación de metanfetamina y fentanilo», se expone en el documento de las Naciones Unidas.

La UNODC destaca que en México los precios de la metanfetamina aumentaron más del doble entre enero y marzo de 2020, o incluso podría haber aumentado hasta seis veces su precio.

En el análisis se advierte que las restricciones de movilidad y las órdenes de cuarentena pueden llevar a una reducción en el personal disponible para el trabajo de inteligencia en materia de seguridad y combate al narcotráfico y pueden hacer que las operaciones policiales nacionales e internacionales sean más desafiantes.

«Las prioridades pueden cambiar y la capacidad de las fuerzas del orden público para monitorear e interceptar envíos de drogas e interrumpir las redes del crimen organizado puede verse reducida», alertaron los expertos.

«En tal escenario, las medidas de Covid-19 pueden crear un ambiente propicio para actividades ilegales y los grupos de narcotraficantes pueden tratar de aprovechar la oportunidad para aumentar sus actividades y expandir su influencia en los mercados de drogas, como se ha sugerido, por ejemplo, en el caso de los talibanes en Afganistán y los grupos del crimen organizado en México», añadieron.

La Oficina de las Naciones Unidas también manifestó su preocupación en el documento sobre la crisis económica y las consecuencias que tendrá en el narcotráfico.

En América Latina, afirmó, se espera que la contracción económica y las pérdidas de empleos posteriores lleven a un número cada vez mayor de hogares vulnerables a recurrir a mecanismos de supervivencia negativos, como el cultivo ilícito de productos, si no existen otras opciones generadoras de ingresos.

El organismo destacó el caso de México, donde durante la actual pandemia, los cárteles han regalado suministros en sus territorios y utilizan «el activismo social» para ganarse la voluntad de la población local.

«Se espera que el aumento del desempleo, la disminución de los ingresos y los precios más altos de los cultivos ilícitos cultivados (por ejemplo, cocaína y heroína) hagan que la pertenencia a un cartel de drogas sea cada vez más atractiva», aseveró la UNODC.

 

Fuente: Reforma 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *